• ameliacarrasquero

Qué decir para ayudar a un niño ansioso a calmarse


Es hora de ir al colegio. Despiertas a tu hijo como todas las mañanas y mientras se viste escuchas: "Mamá, no quiero ir a la escuela". Sigues en la rutina y ya en camino, has escuchado por lo menos tres veces: " Mamá, es que no quiero ir".

Tu corazón se hunde. Aquí vamos de nuevo. Cada día es la misma conversación, que suele terminar en lágrimas y en ocasiones "rabietas" en la puerta de la escuela. "Estarás bien cariño" repites todas las mañanas. "¡No hay nada de qué preocuparse!".

Pero tus palabras caen en oídos sordos. Tu hijo está plenamente convencido de que no todo va a estar bien y que hay un montón de cosas que le preocupan. Suspirando, lo dejas en el colegio buscando algo más útil que decir.

¿Cómo puede ayudar a calmar a su hijo ansioso? En lugar de decirle "Estarás bien" o "No te preocupes por ello", pruebe una de estas frases la próxima vez que su hijo se sienta preocupado:

• "Estoy aquí; estás a salvo”: La ansiedad tiene una forma de hacer que las cosas parezcan peores y se sientan más aterradoras que cuando no nos sentimos preocupados. Estas palabras pueden ofrecer comodidad y seguridad cuando su hijo se siente fuera de control, especialmente si están en la cima de su preocupación. Si no está seguro de qué decir, esta es una excelente frase para comenzar.

• "Háblame de lo que te pasa": Dé a su niño el sitio para hablar de sus miedos sin interrumpir. Algunos niños necesitan tener tiempo para procesar a través de sus pensamientos. No ofrezca soluciones ni trate de solucionarlo. A veces los niños mejoran estableciendo un tiempo determinado: "Hablemos de sus preocupaciones durante 10 minutos".

• "¿Qué tan preocupado estás?": Ayude a su niño a verbalizar y cuantificar el nivel de su preocupación y le dará una imagen precisa de cómo se siente a ellos. Pueden representar su preocupación usando la longitud del brazo (las manos juntas o los brazos estirados) o dibujando tres círculos en un papel (pequeño, mediano y grande) y eligiendo el que aplica.

• "¿Qué quieres decirle a tu preocupación?": Explique a su hijo que la preocupación es como un insecto molesto que le dice constantemente que se preocupe. Cree algunas frases, luego dale permiso para usarlas con este “insecto”. Incluso pueden ser mandones: "¡Fuera!" O "¡No tengo que escucharte!" Utiliza voces tontas, y pruébalo en voz alta y luego baja.

• "¿Puedes dibujarlo?": Muchos niños no pueden expresar sus emociones con palabras. Anímalo a dibujar, pintar o crear sus preocupaciones en el papel. Cuando terminen, hagan observaciones, y bríndale una oportunidad de explicar el significado: "¡Eso es mucho azul!"

• "Vamos a cambiar el final": Los niños ansiosos a menudo se sienten atrapados en el mismo patrón sin una salida. Ayúdelos a ver diferentes opciones contando su historia, pero dejando el final por fuera. A continuación, cree un par de terminaciones nuevas. Algunas pueden ser tontas, pero al menos una debe ser realista para su hijo. ¡Concéntrese en que su hijo conquiste sus temores con confianza!

• “Qué otras cosas sabes acerca de (completa con el temor)”: Algunos niños se sienten empoderados cuando tienen más información sobre su temor (especialmente cosas como tornados, abejas, ascensores, etc.). Toma un libro de la biblioteca, haz un experimento científico, investiga en línea: ¿Con qué frecuencia ocurre tu miedo? ¿Cómo se mantienen las personas seguras?

• "¿Qué estrategia para calmarte quieres usar?": Trabaja de manera proactiva para crear una larga lista de estrategias calmantes que tu hijo disfruta. Practiquen durante el día, en momentos aleatorios cuando su hijo se siente tranquilo. Cuando su hijo sienta una preocupación furtivamente en sus pensamientos, anímalo a escoger algo de la lista.

• "Voy a respirar profundamente": A veces nuestros hijos están tan preocupados que se resisten a nuestro estímulo para elegir una estrategia calmante. En este caso, utilice usted mismo como la habilidad calmante. Verbalice lo que está haciendo y cómo te hace sentir. Algunas personas mantienen a sus hijos cerca para que puedan sentir el ascenso y la caída de su pecho mientras respiran.

• "Asusta y...": Reconoce el miedo de tu hijo sin hacerlo aún más aterrador usando la palabra "Y". Después de la palabra "y" puedes agregar frases como "Estás a salvo" o "Has conquistado este miedo antes" o "Tienes un plan”. Esto modela un diálogo interno que tu hijo puede usar la próxima vez que se sienta preocupado.

• "No puedo esperar a oír hablar de...": Es difícil ver a nuestros hijos sufrir de ansiedad. Muchos padres se apresuran a rescatar a su hijo de una situación de ansiedad. Anime a su hijo a que sobreviva a esta difícil sensación al exponer un tema sobre el qué hablar cuando sea más tarde - lo que hicieron en el recreo, que hizo durante el almuerzo, etc.

• "¿Qué necesitas de mí?": En lugar de asumir que usted sabe lo que su hijo necesita, dale la oportunidad de decirle lo que podría ayudar. Los niños mayores pueden ser capaces de verbalizar si necesitan escuchar, dar un abrazo o ayudarles a encontrar una solución. Si usted no puede hacerlo, dale su deseo en la fantasía: "¡Deseo que los adultos puedan ir al jardín de la infancia también!"

• "Esta sensación pasará": Esta puede ser una frase que ambos pueden usar cuando su hijo está en la cúspide del pánico. Todos los sentimientos pasan eventualmente. A menudo se siente como que nunca va a terminar, que es demasiado difícil. Y eso está bien. No dejes que tu cerebro se quede atascado en ese momento, céntrate en el alivio que está en el horizonte.

La ansiedad y la preocupación son diferentes para cada niño. No todas estas estrategias funcionarán para sus hijos. Usted es el experto en su hijo. Si intentas algo y empeoras la situación, no entres en pánico. Sólo tienes que elegir algo de la lista para probar la próxima vez. Eventualmente, usted encontrará algunas frases que son eficaces para enviar un mensaje tranquilo, alentador y de empoderamiento a su niño.

Fuente:

Artículo extraído del portal www.lemonlimeadventures.com

#grupoaldeca #aldeca #ansiedad #familia #hijos #psicología

0 vistas

S Í G U E N O S

Para más información de apoyo, orientación y asesoría, visita nuestra cuenta de Instagram y nuestro Blog:

  • White Instagram Icon
  • White Blogger Icon

V I S Í T A N O S

Av. San Felipe de La Castellana, Edif. Centro Don Bosco 88, piso 2 - Caracas, Venezuela.

C O N T Á C T A N O S

(0212) 265.1579

(0212) 265.4756 

(0424) 278.0773

( NO damos citas a través de correo electrónico )

© 2016 GRUPO ALDECA 10 C.A. Todos los derechos reservados.