• ameliacarrasquero

Consejos para disciplinar a tu hijo


¿Cómo evitar que un niño de 1 año intente manipular la televisión de la casa? ¿Qué hacer cuando un niño en edad preescolar arma un berrinche? ¿Cómo puedes lograr que un adolescente respete tu autoridad?

Cualquiera que sea la edad de su hijo, es importante ser consistente cuando se trata de disciplina. Si los padres no se adhieren a las reglas y las consecuencias que establecen, sus hijos es probable que tampoco lo hagan.

En las siguiente líneas compartimos un artículo donde se exponen algunas ideas sobre cómo variar su acercamiento a la disciplina para acercarte al enfoque que más convenga a tu familia.

De 0 a 2 años

Los bebés y los niños pequeños son curiosos por naturaleza. Por lo tanto, para empezar, es aconsejable eliminar las tentaciones y los no-nos; artículos tales como televisores, equipos de video, equipos de música, joyería, y especialmente los suministros de limpieza y medicamentos deben mantenerse fuera de su alcance.

Cuando su bebé gateando o su niño caminando va hacia un objeto de juego inaceptable o peligroso, diga con calma "No" y retire a su niño de la zona o distráigalo con una actividad apropiada.

Los tiempos fuera pueden ser disciplina efectiva para los niños pequeños. Por ejemplo, un niño que ha estado golpeando, mordiendo o arrojando comida, se le debe explicar por qué el comportamiento es inaceptable y llevado a un área designada de tiempo de fuera, como una silla de la cocina o una escalera inferior, por un minuto o dos para calmarse (períodos de tiempo mayores no son eficaces para los niños pequeños).

Es importante no golpear, dar coscorrones y afines a un niño de cualquier edad. Es poco probable que los bebés y niños pequeños hagan cualquier conexión entre su comportamiento y el castigo físico. Sólo sentirán el dolor del golpe.

Y no olvide que los niños aprenden observando a los adultos, particularmente a sus padres. Asegúrese de que su comportamiento sea correcto. Lograrás una impresión mucho más fuerte ordenando tus pertenencias, que dando órdenes a su niño para recoger juguetes mientras tus cosas están esparcidas por toda la casa.

De 3 a 5 años

A medida que su hijo crece y comienza a entender la conexión entre las acciones y las consecuencias, asegúrese de comunicar claramente las reglas de la casa de su familia.

Explique a los niños lo que usted espera de ellos antes de castigarlos por un cierto comportamiento. Por ejemplo, la primera vez que su niño de 3 años usa lápices de colores para pintar la pared de la sala, explícale por qué eso no está permitido y qué sucederá lo hace de nuevo (por ejemplo, su hijo tendrá que ayudar a limpiar la pared y no podrá usar los colores el resto del día). Si vuelve a pintar la pared unos días más tarde, recuérdale que los colores son sólo para el papel y luego impón las consecuencias.

Cuanto antes se establezcan este tipo de norma "Yo establezco las reglas y se espera que escuches o aceptes las consecuencias", mejor para todos. Aunque a veces es más fácil para los padres ignorar el mal comportamiento ocasional esto establece un mal precedente. La consistencia es la clave para una disciplina efectiva, y es importante que los padres decidan (juntos, si no son padres solteros) cuáles son las reglas y luego respaldarlas.

Al tiempo que se deja claro qué comportamientos serán castigados, no olvide recompensar los buenos comportamientos. No subestime el efecto positivo que su alabanza puede tener, la disciplina no es sólo sobre el castigo, sino también sobre el reconocimiento de un buen comportamiento. Por ejemplo, decir "estoy orgulloso de ti por compartir tus juguetes en el grupo de juego" suele ser más eficaz que castigar a un niño que no comparte.

Si su hijo continúa con un comportamiento inaceptable, no importa lo que haga, puede de hacer una pizarra con un cuadro para cada día de la semana. Decida cuántas veces su hijo puede comportarse mal antes de que un castigo se ponga en marcha o cuánto tiempo el comportamiento adecuado debe ser visto antes de que sea recompensado. Coloque la tabla en el refrigerador y luego siga los comportamientos buenos e inaceptables cada día. Esto le dará a su hijo (y a usted) una mirada concreta de cómo va. Una vez que esto empieza a funcionar, elogie a su hijo por aprender a controlar el mal comportamiento y, especialmente, por superar cualquier problema que fue reiterativo.

Los tiempos fuera también pueden funcionar bien para los niños a esta edad. Elija un lugar de tiempo de fuera adecuado que esté libre de distracciones para que su hijo tenga tiempo para pensar en cómo se ha comportado. Recuerde que enviarlo a su habitación no es eficaz si tiene su computadora, TV, o allí.

Asegúrese de considerar en los tiempos fuera la cantidad de tiempo que mejor funcionará para su hijo. Los expertos dicen que un minuto para cada año de edad es una buena regla en general; otros recomiendan usar el tiempo de espera hasta que el niño se calme (para enseñar la autorregulación).

Es importante decirles a los niños lo que es correcto hacer, no sólo decir lo que es lo incorrecto. Por ejemplo, en lugar de decir "no brinques en el sofá", prueba con "por favor, siéntate en los muebles y pon los pies en el suelo".

De 6 a 8 años

Los tiempos fuera y las consecuencias claras son también estrategias de disciplina eficaces para este grupo de edad.

Una vez más, la consistencia es crucial, al igual que el seguimiento. Cumple con las medidas disciplinarias que impones o de lo contrario arriesgas socavar tu autoridad. Esto no quiere decir que usted no pueda dar segundas oportunidades o permitir un cierto margen de error, pero en su mayor parte, debe actuar sobre lo que prometió.

Ten cuidado de no hacer amenazas irrealistas de castigo en un ataque de cólera, ya que no cumplirlas podría debilitar TODAS sus amenazas. Si usted amenaza con devolverse de un paseo y volver a casa si la pelea en el asiento trasero no se detiene, asegúrese de hacer exactamente eso. La credibilidad que obtendrá con sus hijos es mucho más valiosa que un día perdido en la playa.

Castigos enormes pueden quitarle su poder como padre. Si usted castiga a su hijo o hija durante un mes, su hijo puede no sentirse motivado para cambiar los comportamientos porque ya se le quito todo.

De 9 a 12 años

Los niños de este grupo de edad, al igual que con todas las edades, pueden ser disciplinados con consecuencias naturales. A medida que maduran y solicitan más independencia y responsabilidad, enseñarles a lidiar con las consecuencias de su comportamiento es un método efectivo y apropiado de disciplina.

Por ejemplo, si la tarea de su quinto grado no se hace antes de acostarse, ¿debe hacer que él o ella se queden despiertos para hacerlo o incluso darle una mano usted mismo? Probablemente no, se perderá la oportunidad de enseñar una lección clave de la vida. Si la tarea quedo incompleta, su hijo irá a la escuela al día siguiente sin ella y sufrirá la mala calificación resultante.

Es natural que los padres quieran rescatar a los niños de los errores, pero a la larga les hacen un favor a los niños dejándoles fallar a veces. Los niños ven lo que genera comportarse incorrectamente y probablemente no cometerán esos errores otra vez. Sin embargo, si su hijo no parece estar aprendiendo de las consecuencias naturales, establezca algunas de los suyas para ayudar a cambiar el comportamiento.

De 13 años en adelante

A estas alturas ya has sentado las bases. Su hijo sabe lo que se espera y que Ud. cumplirá con sus amenazas si hay un comportamiento negativo. Sin embargo, no es momento de bajar la guardia, la disciplina es tan importante para los adolescentes como lo es para los niños más pequeños. Al igual que con el niño de 4 años que necesita que usted establezca una hora de acostarse y lo haga cumplir, su adolescente también necesita límites.

Establece reglas con respecto a la tarea, las visitas de amigos, toques de queda, y las citas; discútelos de antemano con el adolescente para que no haya malentendidos. Su hijo probablemente se quejará de vez en cuando, pero también se dará cuenta de que está en control. Lo creas o no, los adolescentes todavía quieren y necesitan que establezcan límites y hagan cumplir el orden en sus vidas, aun cuando les otorguen mayor libertad y responsabilidad.

Cuando tu hijo rompe una regla, quitarle los privilegios puede parecer el mejor plan de acción. Mientras que está bien dejarlo sin carro por una semana, por ejemplo, asegúrese de discutir también por qué volver a casa una hora después del toque de queda es inaceptable y preocupante.

Recuerde dar a un adolescente cierto control sobre las cosas. Esto no solo limitará el número de luchas por el poder que tiene, sino que ayudará al adolescente a respetar las decisiones que usted necesita hacer. Usted podría permitir que un adolescente más joven tome decisiones con respecto a la ropa de la escuela, estilos de cabello, o incluso el estado de su habitación. A medida que su hijo crezca, ese reino de control podría extenderse para incluir un toque de queda más flexible.

También es importante centrarse en los aspectos positivos. Por ejemplo, haga que su hijo pueda llegar a casa más tarde al demostrar un comportamiento positivo en lugar de establecer un una hora más temprana de llegada como castigo por un comportamiento irresponsable.

Una palabra sobre los golpes

Quizás ninguna forma de disciplina es más polémica que la agresión física. Estas son algunas de las razones por las que los expertos desalientan los golpes:

• Enseña a los niños que está bien golpear cuando están enojados. • Pueden dañar físicamente a los niños. • En lugar de enseñarles a los niños cómo cambiar su comportamiento, les hace temer a sus padres y simplemente les enseña a evitar ser atrapados. • Para los niños que buscan atención, los golpes pueden inadvertidamente "recompensarlos", la atención negativa es mejor que ninguna atención en absoluto.

Fuente:

Artículo extraído de www.kidshealth.org

Revisado por Steven Dowshen, MD

#aldeca #grupoaldeca #psicología #padres #disciplina #hijos #niños

75 vistas

S Í G U E N O S

Para más información de apoyo, orientación y asesoría, visita nuestra cuenta de Instagram y nuestro Blog:

  • White Instagram Icon
  • White Blogger Icon

V I S Í T A N O S

Av. San Felipe de La Castellana, Edif. Centro Don Bosco 88, piso 2 - Caracas, Venezuela.

C O N T Á C T A N O S

(0212) 265.1579

(0212) 265.4756 

(0424) 278.0773

( NO damos citas a través de correo electrónico )

© 2016 GRUPO ALDECA 10 C.A. Todos los derechos reservados.