Diez consejos para ayudar a su hijo a seguir instrucciones


1. Pida la atención de su hijo

Dar instrucciones cuando su hijo no le está prestando atención puede llevar al fracaso, lógrelo diciendo: "Mírame por favor, necesito que me escuches". Algunos niños tienen dificultad con aspectos no-verbales del lenguaje. Por eso, el hecho de que usted le pida a su hijo que lo mire, puede ser mucho más eficaz, además es importante que trate de ubicarse en la línea de visión del niño.

2. Disminuya las distracciones

Una vez lograda su atención, es necesario mantenerla; eso es difícil si está entretenido con un juego de video o mirando televisión. Por ello es mejor disminuir cualquier distracción antes de dar alguna instrucción, apague la televisión, pídale a su hijo que deje de hacer lo que esta haciendo y asegúrese de que lo está mirando.

Además, puede modelar la conducta de su hijo, dándole su total atención cuando le está dando instrucciones. Esto también le muestra a su hijo que lo que usted está diciendo es realmente importante.

3. Hable con calma

En ocasiones se piensa que si se sube el tono de voz su hijo va a prestar atención y va a hacer lo que le pide, pero usted puede atraer la atención de su hijo mucho mejor si le habla suavemente. Dé las instrucciones con calma y siempre en el mismo tono. Su hijo podrá concentrarse mucho mejor en lo que usted tiene que decir, si no tiene que procesar también su tono y su volumen de voz.

4. Utilice “tiempo de espera”

El “tiempo de espera” se refiere a esa pausa de tres a siete segundos después de que usted dice algo o hace una pregunta. Las investigaciones muestran que los niños procesan mejor lo que usted tiene que decir (y responden mejor) cuando dejan que la información se asiente.

Tal vez su hijo continúe sin seguir las instrucciones o sin responder a su pregunta después de esa pausa. Si eso pasa, está bien repetir lo que usted dijo.

5. Compruebe la comprensión

Comprobar la comprensión va de la mano con darle a su hijo un poco de “tiempo de espera.” Pídale que le repita las instrucciones, o que las explique con sus propias palabras. Esto le da la oportunidad de hacer preguntas, si tuviera alguna. También le dará la oportunidad de aclarar lo que usted dijo, en caso de que no haya entendido algo.

6. Diga, no pregunte

Muchos padres dan instrucciones en forma de preguntas, como: “¿Podrías poner la mesa, por favor?”. Su hijo podría pensar que tiene una opción con esa instrucción. Dígale a su hijo qué es lo que tiene que hacer, en vez de preguntarle. Simplemente diga: “Ven acá y pon la mesa, por favor.” Esto hace una gran diferencia.

7. Dé una instrucción a la vez

Los niños pequeños y aquellos que presentan dificultad en el aprendizaje y de atención, podrían tener dificultad para seguir una secuencia de pasos. Usted podría decir: “Por favor, pon la mesa, lávate las manos y dile a tu hermana que venga a comer.” Su hijo, sin embargo, podría quedarse trabado después de poner la mesa. Dé las instrucciones una a la vez siempre que sea posible.

Si usted no pudiera dividir las instrucciones en pasos, trate entonces de agruparlas en la medida que tengan sentido. Por ejemplo: “Mientras estás en el baño, lávate las manos, y dile a tu hermana que venga a comer.”

8. Numere sus indicaciones

Ayude a su hijo a seguir instrucciones que tienen varios pasos. Por lo general, las personas pueden retener hasta cuatro elementos a la vez en su memoria funcional. Esto es más fácil de hacer cuando esas cosas están conectadas, o se presentan de una manera que sea fácil de recordar.

Por ejemplo, diga: “Hay tres cosas que necesito que hagas”. O utilice palabras como primero, segundo, luego, después y por último . Esto puede ayudar a su hijo a retener todos los pasos en su mente.

9. Sea preciso en lo que dice

Los niños que tienen debilidades para planificar, con la organización o con el lenguaje podrían tener dificultades manejando indicaciones imprecisas. Usted podría pensar que su hijo no está siguiendo sus instrucciones de limpiar su dormitorio, sin embargo quizás esté tratando de pensar cómo lo hará.

Sea específico. Por ejemplo, podría obtener mejores resultados diciendo: “Por favor, recoge la ropa sucia y ponla a lavar, recoge la basura del piso y haz tu cama”, en vez de decir: “Limpia tu cuarto.”

10. Utilice claves visuales

Los niños con problemas de lenguaje, podrían tener dificultad para seguir indicaciones verbales. Considere dar indicaciones con claves visuales. Por ejemplo, haga un dibujo marcando lo que debe quedar limpio. También podría mostrarle lo que le está pidiendo que haga. Por ejemplo: “Por favor, pon el resto de la mesa de la misma manera en que yo la estoy poniendo en esta esquina”.

Fuente:

Articulo extraído del portal www.understood.org

#aldeca #grupoaldeca #instrucciones #niños

Entradas destacadas
Entradas recientes